La Pregunta que Nadie Hace Sobre el Dinero

La Pregunta que Nadie Hace Sobre el Dinero

Basado en el Libro: ¡Es Hora de Emprender el Vuelo! por Kim Kiyosaki.

Warrent Buffett es considerado uno de los inversionistas más importantes de todos los tiempos.

Él afirmó que “Hay muchas maneras de llegar al paraíso financiero”. Lo primero que te tienes que preguntar es: “¿Cuál es mi paraíso financiero? ¿Cómo luce para mí?”.

El paraíso financiero es diferente para cada persona; todo depende del lugar en el que se encuentra en este momento y de lo que quiere en la vida. El tuyo podría significar que nunca tuvieras que volver a preocuparte por dinero.

El paraíso financiero podría ser levantarse cada mañana sin que la alarma del despertador te avise que llegó la hora de ir a trabajar. Podría ser viajar en primera clase, hospedarse en hoteles de cinco estrellas y comer en restaurantes de primera categoría adonde quiera que vayas. Ése puede ser tu paraíso financiero financiero. Cada quien puede elegir el suyo.

Hace varios años, a finales de los ochenta, cuando Robert y yo estábamos en quiebra, nos resultaba muy difícil imaginar un paraíso financiero. De hecho, vivíamos en el infierno. Estábamos en las primeras etapas de la construcción de nuestro nuevo negocio. Debíamos cientos de miles de dólares debido a las deudas remanentes del anterior negocio de Robert que había salido mal, y estábamos comprometidos a pagar cada centavo.

Nuestros ingresos eran ínfimos, y, en el horizonte, no se divisaba ningún príncipe valiente que se acercara a salvarnos. Sabíamos que tendríamos que depender de nuestro trabajo, por lo que tomamos las cosas paso por paso, y yo continué respirando hondo.

¿Cuál consideraba que era mi paraíso financiero en aquel entonces? Llegar a cero. Mi paraíso financiero llegaría en cuanto saliéramos de ese enorme hoyo financiero y lográramos pagar hasta el último centavo para, entonces, avanzar hacia el futuro.

Todavía recuerdo el día que me senté con nuestro contador e hice el último cheque. Era para un antiguo amigo de Robert que le había prestado dinero para su negocio fallido. Aquella tarde saqué una botella de champaña del refrigerador, serví en dos copas, y Robert y yo brindamos por el cero. Hoy en día me da mucho gusto poder decir que mi paraiso financiero es mucho más opulento y deslumbrante.

Entonces, ¿cuál dirías tú que es el tuyo?

La pregunta más importante

Si tú o tu pareja dejaran de trabajar hoy, ¿por cuánto tiempo podrían sobrevivir financieramente?

Los asesores financieros siempre terminan hablándote sobre tus ahorros y sobre la cantidad de dinero que tienes que guardar para jubilarte. Sin embargo, en lugar de medir tu riqueza en términos de dinero, nosotros la vamos a medir en términos de tiempo. Esta pregunta se divide en dos partes:

1. Si dejaras de trabajar hoy…
Eso significa que ya no recibirás un salario, que no tendrás cheque de nómina. Por alguna razón yo no puedes trabajar y mantener tu empleo o atender tu negocio, lo cual significa que estas fuentes ya no te producirán un ingreso.

2. ¿Cuánto tiempo podrías sobrevivir?
Al hablar de sobrevivir me refiero a mantener tu estilo de vida actual, y no a mudarte a una casa más chica, vender tu carro y viajar en transporte público, a dejar de comer en restaurantes, etcétera. Así pues, dado tu nivel actual de gastos, ¿cuánto tiempo te duraría el dinero? Recuerda que estamos hablando de llegar a tu paraíso financiero, no a vivir con trabas económicas.

Haz cuentas Ésta es la operación:

La cifra de tu riqueza =

Tu dinero disponible
————————————
Tus gastos mensuales

En cuanto hagas cuentas y dividas la cantidad de dinero que tienes disponible entre tus gastos mensuales, obtendrás la cifra de tu riqueza.

¿Qué significa eso?

La cifra de tu riqueza es el numero de meses que podrías sobrevivir si tú o tú pareja dejaran de trabajar el día de hoy. ¿Cuál es tu cifra?

Hacer este cálculo es un acto revelador para la mayoría de la gente porque le permite enfrentarse a su dinero cara a cara. Es la prueba más realista y elocuente del lugar en el que te encuentras hoy en el aspecto económico.

Si te sientes incómodo, molesto o perturbado por tu resultado, está bien. Este ejercicio tiene por objetivo darte una buena sacudida si acaso eso es lo que necesitas. Porque, verás, la gente no actúa mientras no se siente incómoda. Piénsalo. Permaneces sentado veinte minutos en una silla y de repente te das cuenta de que estás incómodo porque llevas demasiado tiempo en la misma posición. Sólo entonces te mueves.

En realidad, la cifra no tiene importancia, es sólo un número. Tampoco tienes que pensar que es algo positivo o negativo, ni tienes que mortificarte por los resultados. Es una cifra, punto. Ahora ya estás al tanto y sabes algo que la mayoría de la gente nunca se preocupa por averiguar. Y lo más importante es que ahora que tienes esa información, puedes actuar y modificar la situación si así lo deseas.

No Comments

Post a Reply